Sustitución de limpiaparabrisas y qué aspectos considerar.

Categorías:

Imagen: 
Cambio de limpiaparabrisas en mal estado

Uno de los elementos más importantes del vehículo

¿Cuántas veces te has llevado una ingrata sorpresa al ir conduciendo, empezar a llover y ver que los limpiaparabrisas no funcionan cómo esperabas?

Los limpiaparabrisas son un accesorio imprescindible en términos de seguridad vial. Uno nunca sabe cuándo se va a tener que enfrentar a unas condiciones de lluvia abundante, por eso es verdaderamente fundamental llevar siempre los limpiaparabrisas en un estado óptimo, que nos permita un correcto nivel de visibilidad incluso en las condiciones climatológicas más desapacibles.

Los meses de invierno son los más problemáticos en este sentido, ya que las heladas y las bajas temperaturas tienden a deteriorar las escobillas, volviéndolas cada vez menos eficaces. Pero con una serie de sencillas recomendaciones, podremos evitar sustos posteriores. ¿Quieres saber cuáles son?

Consejos para mantener los limpiaparabrisas en buen estado durante los meses más fríos del año

Con esta serie de medidas rápidas y sencillas, conseguirás que tus limpiaparabrisas continúen desarrollando su función correctamente también durante los meses de invierno:

1. No olvides levantar siempre los limpiaparabrisas cuando dejes el coche aparcado por la noche. El contacto de la goma con el cristal puede provocar que en caso de congelación, ésta se termine agrietando y deteriorando, dejando de limpiar correctamente las lunas al poco tiempo.

2. Durante el día, cuando no haya riesgo de congelación, limpia con un paño húmedo las escobillas, retirando el polvo y las posibles chinas que hayan podido dar a parar allí. De este modo, evitarás posibles arañazos en el cristal.

3. De cara a la noche, principalmente si el automóvil duerme en garaje, también se recomienda cubrir la luna del vehículo y los limpiaparabrisas con algún tipo de cubierta protectora que los aísle de los agentes externos.

4. En condiciones de nieve o hielo, uno de los errores más comunes es activar los limpiaparabrisas haciendo uso del agua con detergente que desprenden para acelerar la descongelación del cristal. Esta mala costumbre tan común, no sólo provoca que las escobillas se dañen acortando su tiempo de uso, sino que además, puede ocasionar daños en el motor eléctrico que las activa, al tener que afrontar una resistencia superior a la habitual.

5. Respecto al depósito de agua, es imprescindible comprobar regularmente que presente la suficiente mezcla de agua y anticongelante para que esté disponible siempre que lo necesites, desarrollando su función correctamente.

Con esta serie de consejos, conseguirás que tus limpiaparabrisas en invierno continúen siendo efectivos pese a las inclemencias del tiempo y te ahorrarás sustos y malos ratos en carretera cuando empiece a llover. No en vano, el conductor de un vehículo con unos limpiaparabrisas en mal estado puede llegar a perder hasta un 30% de la visibilidad en carretera con la lluvia.

Cuándo cambiar los limpiaparabrisas

Pese a todas estas medidas de prevención, llegará un momento en que los limpiaparabrisas dejen de realizar su función correctamente debido al desgaste y deterioro de las gomas. En este sentido, lo más recomendable es cambiar las escobillas al menos una vez al año a poder ser, después de los meses de verano.

Algunos de los indicadores que te ayudarán a saber cuándo ha llegado el momento de cambiar las escobillas de los limpiaparabrisas de tu vehículo son los siguientes:

- Un ruido desagradable al accionar los limpiaparabrisas, producto del roce de las gomas desgastadas con el cristal.

- Una limpieza poco uniforme, visible sólo en algunas partes de la luna, quedándose parte del cristal sin limpiar.

Cuando notes que más que retirar el agua, ésta se esparce por el cristal empeorando aún más la visibilidad y sin llegar a limpiarse por completo en ningún momento pese a las constantes pasadas.

1
Average: 1 (1 vote)

Añadir nuevo comentario

11593