901 380 380

Conoce todo sobre el radiador de tu coche

Imagen: 
Calefactor para coche

El radiador es una pieza clave dentro del sistema de refrigeración del automóvil y por tanto, un elemento primordial en lo que se refiere al motor de nuestro vehículo.

Por ello, es importante tratar de mantenerlo siempre en perfectas condiciones, siendo necesario acudir a nuestro taller de confianza ante el mínimo signo de obstrucción, escape, o ante cualquier golpe que haya podido provocar algún tipo de deformación.

¿Para qué sirve el radiador del coche?

La función que lleva a cabo el radiador o calefactor para coche, es la de enfriar el agua que entra al motor para que ésta no dañe sus elementos internos, además de recoger el agua que expulsa el mismo al realizar su función.

El agua es distribuida por las distintas celdas de cobre que componen el radiador, para que cada vez que el aire exterior lo golpee, se produzca una disminución en la temperatura del mismo.

En este sentido, el líquido refrigerante del vehículo ejerce un papel fundamental y por ello, es recomendable mantenerlo siempre a un nivel correcto, tratando de optar por las mejores marcas en favor de la salud de nuestro motor.

El indicador a tener en cuenta en este caso, es el piloto que nos informa acerca de la temperatura del motor del vehículo en nuestro salpicadero. Lo más normal es que la misma se sitúe siempre por debajo de los 90 grados, debiendo preocuparnos cualquier aumento repentino o demasiado veloz que sobrepase esta cifra. Si es el caso, trata de parar la marcha lo antes posible y acude a tu taller de confianza para que examinen el estado del radiador.

Lo más prudente es cambiar el líquido refrigerante aproximadamente cada 20.000 kilómetros o una vez al año para asegurarnos que éste siga cumpliendo su función de manera efectiva.

Los expertos recomiendan mezclar el líquido refrigerante con agua, utilizando un 60% del primero y un 40% de agua para lograr la combinación perfecta que mantenga nuestro motor a la temperatura adecuada para su funcionamiento.

¿Cuándo debemos cambiar el radiador de la calefacción del coche?

Existen varios indicativos que nos alertan de que el radiador de nuestro vehículo no se encuentra en buen estado.

El más evidente de todos ellos seguramente sea si observamos que al accionar la calefacción del coche, el aire despedido desde el salpicadero no sale caliente. No olvidemos que el radiador del vehículo, además de posibilitar una correcta refrigeración del motor, aprovecha el calor del mismo para aclimatar el interior del coche siempre que lo necesitemos.

Si al accionar la calefacción observamos que prácticamente no sale aire caliente o empezamos a percibir olores extraños, muy probablemente nuestro radiador presente algún tipo de problema mecánico. Seguramente se tratará de una obstrucción que debe ser evaluada por un especialista.

Otro de los indicadores a tener en cuenta es el piloto de la temperatura mencionado con anterioridad. Si permitimos que el motor de nuestro vehículo se caliente en exceso, llegando a hervir el agua de su interior, es más que probable que diversos elementos mecánicos del mismo resulten dañados.

Por último, si observamos que tras circular con nuestro vehículo en marcha durante unos minutos empieza a producirse un elevado nivel de condensación en su interior, llegando a dejar algunas manchas de líquido refrigerante en las alfombrillas del suelo, lo más factible es que el radiador cuente con alguna fuga.

Ante el primer signo que te haga dudar acerca de una posible avería en el radiador de tu coche, acude a tu taller mecánico de confianza, ya que de hacerlo demasiado tarde, cabe la posibilidad de que ésta se traduzca en un problema mecánico mayor y por consiguiente, mucho más caro.

No votes yet

Añadir nuevo comentario

11827