Los 5 problemas más frecuentes en las pastillas y discos de freno.

Imagen: 
Averías frecuentes en el sistema de freno.

Una avería en los frenos te impedirá detener el coche a tiempo, aumentando las probabilidades de sufrir un accidente. Por eso, es importante que no dejes pasar el mantenimiento de los frenos y te apresures a reparar o sustituir cualquier elemento que no funcione adecuadamente.

Las señales que indican un problema en el sistema de frenado

1. Cambios en el recorrido del pedal de freno. Si notas que el pedal de freno hace más recorrido cuando lo presionas, es probable que el líquido de frenos esté en mal estado, que exista una fuga en el circuito o que las pastillas estén muy desgastadas. Si notas lo contrario, es decir, si cuando accionas el pedal de freno el recorrido se acorta, puede tratarse de un daño en las piezas que intervienen en la extensión y retracción de las partes móviles.

2. Cambios en la sensación al pisar el pedal de freno. Si cuando pisas el pedal de freno notas que está demasiado duro, es probable que las pastillas de freno estén sucias, manchadas o cristalizadas. También puede deberse a un problema en el pistón de la pinza, un daño en los discos de freno, un fallo del servofreno o un problema con el líquido de frenos. Al contrario, si notas que el pedal está demasiado blando puede deberse a una deformación de las mangueras de freno, de manera que la presión del fluido las expande y disminuye la que llega a los pistones. También podría estar causado por la presencia de aire en el sistema, el mal estado del líquido de frenos o una pinza gripada.

3. Vibración en el pedal de freno. Cuando sientes que el pedal de freno vibra, es probable que los rodamientos de las ruedas estén gastados o a que tengas los discos albeados. También podría deberse a un mal equilibrado de las ruedas o a que necesitas cambiar las pastillas y discos de freno.

4. Chirrido al frenar. Es probable que las pastillas de freno estén muy desgastadas o sucias, por lo que al hacer fricción sobre los discos emiten ese sonido desagradable. También puede ocurrir cuando las pastillas son de mala calidad, aunque sean prácticamente nuevas. En otros casos el chirrido se debe a que las pastillas rozan el cáliper, aunque también podría deberse a unos discos de freno en mal estado.

5. Pérdida de capacidad de frenado en caliente. Si has sometido los frenos a un uso excesivo llegará un punto en el que estos pierden eficacia al aumentar la temperatura, lo cual se conoce como fading. No obstante, este problema también puede estar causado por unas pastillas de mala calidad o que hacen contacto. Otra posibilidad, si has cambiado los discos de freno, es que sean demasiado finos.

Un buen mantenimiento de los frenos evitará averías

Las pastillas y los discos de freno se desgastan con el uso. Como regla general, las pastillas de freno pueden empezar a dar señales de desgaste a partir de los 30.000 kilómetros, aunque dependerá mucho de su material y tu estilo de conducción. Además, las pastillas delanteras se desgastan el doble de rápido que las traseras.

No obstante, debes evitar conducir con las pastillas muy desgastadas porque acelerarás el deterioro de los discos de freno, los cuales se deben revisar cada 60.000 kilómetros en busca de fisuras, rayados, curvaturas o zonas más finas.

En cualquier caso, recuerda que un buen mantenimiento de los frenos te evitará problemas futuros, por lo que deberías revisar el sistema al menos una vez al año. En Euromaster podemos solucionar cualquier tipo de avería en los frenos y encargarnos de su mantenimiento. De hecho, solo utilizamos pastillas de freno homologadas porque creemos que con la seguridad no se juega. Con nosotros, tu coche estará en buenas manos.

5
Average: 5 (1 vote)

Añadir nuevo comentario

11481