901 380 380

Los sistemas de retención infantil

- Yo lo cojo en brazos, ¡Si vamos aquí al lado! -

¡Cuántas veces hemos oído eso! Pero como ya sabemos, es obligatorio, además de seguro, que los niños viajen con un dispositivo de retención. Por lo que esta materia, debe formar parte de la educación vial de los padres. Desde Euromaster os echamos una mano en este aspecto de la seguridad vial.

Los sistemas de retención infantil (SRI), en cada una de sus diferentes modalidades (capazo, silla con arnés, elevador con respaldo o alzador) son la mejor protección que puede llevar un niño cuando viaja en coche.

Su uso reduce un 75% las lesiones en caso de siniestro. Por este motivo, es de vital importancia proteger a los niños con un sistema de retención y llevar a cabo una conducción segura para todos los ocupantes del coche.

¿Pero en qué casos es necesario el uso de los SRI?
Todos los menores de 3 años están obligados a utilizar un SRI homologado adaptado a su talla y peso. Además, la ley establece que todos los ocupantes de menos de 1,50 metros deben llevar un sistema de sujeción homologado. Pero los expertos recomiendan los 12 años como la edad límite para circular con este tipo de dispositivos.

¿Y cómo sé qué silla debo elegir?
La elección debe basarse en la talla, peso, del niño y en la seguridad y facilidad de uso o montaje para maximizar su seguridad en la carretera, ubicando estas medidas en uno de los grupos en los que se dividen los SRI. Y Por supuesto, deben de estar homologados:

Grupo 0: de 0 a 10 kg. Puede ser un capazo ubicado en posición transversal en los asientos traseros y fijado con los cinturones de seguridad, o una silla-cesta que va siempre instalada en sentido inverso a la marcha.

Grupo 0+: de 0 a 13 kg. Son las mismas silla-cesta del grupo anterior pero con unas dimensiones mayores.

Grupo 1: de 9 a 18 kg. Ya son sillas infantiles, que pueden colocarse en el sentido de la marcha, aunque los estudios recomiendan colocarlas en sentido contrario para evitar lesiones cervicales.

Grupo 2: de 18 a 25 kg. Visualmente pueden parecer iguales a las sillas anteriores, pero están especialmente diseñados para sujetar al niño y a la propia silla con el cinturón de seguridad del coche.

Grupo 3: de 22 a 36 kg. Se emplea el cojín elevador, que eleva al niño para permitirle usar el cinturón de seguridad del vehículo. El salto a cojín elevador sólo se podrá hacer cuando el cinturón sujete al niño por la clavícula. Nunca se debe prescindir del respaldo en los cojines elevadores. El RACE y RACC recuerdan que, aunque el vehículo tenga airbag de cabeza o lateral, éstos por sí solos no protegen la cabeza del niño, que llega a la altura del espacio que queda entre un airbag y otro cuando se despliegan. De ahí la necesidad de este tipo de SRI.

Desde Euromaster te recomendamos que, antes de comprar una silla o cualquier otro sistema de retención infantil, sepas el grupo al que pertenece tu hijo, preveas el uso que le vas a dar, el vehículo en el que se va a instalar, y los anclajes para su perfecto montaje para la seguridad en el coche de los más pequeños.

No votes yet

Añadir nuevo comentario

677