901 380 380

Fórmula E: el automovilismo ecológico

En los últimos años, la Federación Internacional de Automovilismo ha apostado por las energías renovables, como demuestra la participación de vehículos híbridos y eléctricos en Las 24 Horas de Le Mans, la competición de resistencia más importante y legendaria del mundo. Pero el ejemplo más claro de este cambio de tendencia es el de la Fórmula E. Esta competición, que dio comienzo en septiembre de 2014, se distingue del resto de categorías porque la totalidad de los monoplazas son eléctricos, además de por tener un objetivo bien diferente: que “todos los coches del mundo lleguen a ser eléctricos”, como manifestó Alejandro Agag, consejero delegado de Fórmula E Holdings.

Son muchas las personalidades que se han posicionado a favor de las energías renovables y, por tanto, de la Fórmula E. Es el caso de la estrella norteamericana Leonardo DiCaprio, fundador del equipo Venturi Automobiles, una de las formaciones que participan en esta nueva competición. El actor, director y productor de cine expresó: “El futuro de nuestro planeta dependerá de nuestra habilidad para fabricar coches más eficientes y limpios. Estoy contento y orgulloso de formar parte del proyecto”.

El bólido, que es el mismo para los diez equipos que participan y que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en solo tres segundos y de alcanzar los 220 km/h, ha sido denominado Spark-Renault SRT_01E. Algunos de los fabricantes más importantes del mundo, bastantes de ellos participan en el ‘Gran Circo’, como comúnmente se conoce a la Fórmula 1, se han involucrado en el proyecto: por ejemplo, Renault Sport ha sido la encargada del desarrollo del motor y la transmisión, de integrar todas las partes mecánicas de los sistemas y de la optimización del rendimiento del coche; McLaren se ha gestado el diseño de la caja de cambios secuencial de cinco velocidades, que es la que usa el McLaren P1; Dallara fabrica el chasis monocasco de fibra de carbono, Williams suministra las baterías y Michelin, los neumáticos.

Muchos pilotos que han disputado la Fórmula 1 se han embarcado en la Fórmula E. Es el caso de Nelson Piquet jr., Bruno Senna, Jean-Eric Vergne, Nick Heidfeld, Sebastien Buemi, Jarno Trulli, Takuma Sato y Stephane Sarrazin, además del español Jaime Alguersuari. Este último declaró que es “mucho más feliz que en la F1”. Acompañando a Jaime está otro catalán: Oriol Serviá.

El sistema de puntuación es muy parecido al de la máxima categoría del automovilismo: 25 puntos para el vencedor de cada carrera, 18 para el segundo, 15 para el tercero, 12 para el cuarto, 10 para el quinto, 8 para el sexto, 6 para el séptimo, 4 para el octavo, 2 para el noveno y 1 para el décimo. Asimismo, el piloto que consiga la ‘pole position’ sumará 3 puntos y para quien logre la vuelta rápida en carrera, 2.
Cada piloto tiene dos monoplazas por carrera y en el momento en que se agoten las baterías del vehículo, deberá cambiarlo en boxes. Por su parte, los neumáticos están limitados a cinco juegos por cita. Además, las escuderías pueden tener un máximo de veinticinco personas, de las que trece son mecánicos.

La Fórmula E, que dio comienzo el 13 de septiembre de 2014 en Pekín y, tras diez pruebas, finalizará el 27 de junio de 2015 en Londres, será un impulso para el desarrollo de los coches eléctricos.

No votes yet

Añadir nuevo comentario

7074