901 380 380

¿Sabes cómo conducir con nieve?

Imagen: 
Descubre como conducir con nieve

La llegada del invierno siempre aumenta el riesgo de accidente en nuestras carreteras. El incremento de las precipitaciones, unido a la aparición del hielo en algunos tramos, hace que en los días más fríos del año haya que estar especialmente atentos a nuestra conducción y tratar de ser lo más precavidos posibles.

Principalmente para aquellos conductores que vivan en zonas en las que las nevadas y heladas son habituales durante esta estación, lo más aconsejable es optar por unos neumáticos de invierno, al menos durante estos meses del año. Hablamos de un nivel de adherencia y agarre muy superiores sobre la carretera, lo cual en condiciones climáticas especialmente desfavorables, puede traducirse en un plus de seguridad más que notable.

Pero una correcta elección del neumático no lo es todo en materia de seguridad vial. Además, es esencial mantener un nivel de precaución a la altura del riesgo ocasionado por las condiciones externas. También puede darse el caso de que de pronto, la nieve nos sorprenda en carretera y por supuesto, tenemos que saber cómo reaccionar, habituando nuestra conducción a este nuevo condicionante.

Para que sepas cómo desenvolverte llegado el momento, vamos a ofrecerte una serie de recomendaciones que pueden llegar a ser fundamentales para evitar accidentes durante el invierno. Especialmente si vives en zonas de nevadas habituales, te aconsejamos que tomes nota.

Como conducir con nieve o hielo | Consejos fundamentales

En primer lugar y siempre que sea posible, nuestro consejo es que optes por neumáticos de invierno para enfrentarte a carreteras que puedan presentar áreas con nieve o hielo en alguno de sus tramos. Conducir con nieve utilizando unos neumáticos convencionales supone un aumento del riesgo de pérdida del control del vehículo mucho más elevado. Si es el caso y por ejemplo, una nevada te ha pillado de improviso en plena carretera y observases que el tamaño de los copos continúa aumentando y la nieve empieza a posarse sobre la calzada formando una capa importante, no olvides colocar las cadenas a tus ruedas para continuar la marcha. De no disponer de ellas, lo mejor es parar y esperar a que las condiciones mejoren para seguir circulando, ya que el riesgo de accidente es demasiado alto como para jugárnosla.

Una vez puntualizado lo anterior, procederemos a enumerar una serie de consejos para conducir con nieve o hielo que te ayudarán a evitar posibles accidentes si algún día tienes que enfrentarte a esta complicada misión.

En primer lugar, trataremos de circular utilizando marchas largas siempre que sea posible. De lo contrario, si por ejemplo optamos por una marcha corta para enfrentarnos a una cuesta que pudiera contener algún tramo helado, estaremos aumentando la posibilidad de que las ruedas patinen al tratar de desarrollar su función y como sabemos, en el momento en que éstas comienzan a deslizarse sobre el hielo o la nieve, resulta mucho más complicado mantener el control del vehículo.

El freno es otro de los elementos que más dudas suscita si nos preguntamos cómo conducir con hielo. El impulso inicial ante riesgo de accidente siempre es el de pisarlo a fondo, pero en este caso debemos tratar de evitarlo siempre. Lo más probable es que si entramos en contacto con una placa de hielo, el hecho de inmovilizar nuestras ruedas se traduzca en su total deslizamiento sobre la superficie helada, haciéndonos perder totalmente el control del vehículo.

Lo más aconsejable es intentar realizar frenadas suaves, usando el freno de motor siempre que sea posible y manteniendo una distancia prudente de seguridad respecto al resto de vehículos.

El tercer punto clave si algún día te enfrentas a la dura tarea de tener que conducir con hielo es el uso del volante. Siempre debemos optar por cambios suaves de dirección sin girar bruscamente. Imagina que llevaras en el maletero una cazuela rebosante llena de comida y que tuvieras que transportarla hasta tu punto de destino sin derramar ni una gota. Evita cualquier movimiento brusco o excesivamente pronunciado siempre que no sea completamente necesario. Conduce con suavidad, a una velocidad prudente y guardando la máxima distancia de seguridad posible.

Si crees que necesitas cambiar tus neumáticos por unos de invierno, puedes echar un vistazo en nuestra tienda online y pedir cita en cualquiera de nuestros talleres Euromaster, donde nuestros expertos sabrán aconsejarte en función de tus necesidades.

5
Average: 5 (1 vote)

Añadir nuevo comentario

11810