901 380 380

¿Cómo conducir con niebla? – Consejos y precauciones

Conducir con niebla: precauciones

Si has conducido bajo la niebla alguna vez ya sabes que resulta incómodo.

Además, si no tomas las precauciones adecuadas a la hora de conducir con niebla puedes poner en riesgo tu seguridad y la de tus acompañantes. Además de agobiarte por la escasa visibilidad.

→ La niebla reduce la visibilidad del conductor, dificultando la conducción durante el trayecto.

La niebla es un fenómeno meteorológico que puede aparecer en cualquier momento del año, aunque no sea invierno.

Tener tu coche a punto para cualquier imprevisto temporal y tomar una serie de precauciones sobre cómo conducir con niebla, te ayudará a evitar problemas.


¿Necesitas revisar el estado de tu coche para cerciorarte que tus luces antiniebla están en perfecto estado?


Pide cita en Euromaster

Cómo conducir con niebla - ¿Qué precauciones debes tomar?

A pesar de que la niebla es un fenómeno imprevisible, lo ideal para que no te coja por sorpresa es tener tu coche a punto para conducir bajo cualquier adversidad temporal y revisar el tiempo antes de emprender un viaje largo.

Además, seguir esta serie de consejos y precauciones pueden garantizarte tener una conducción tranquila y segura.

→ Utiliza la iluminación adecuada

Es habitual encontrarte coches y conductores que al tener niebla delante recurren a las “luces largas”. Sin embargo, este tipo de iluminación logra el efecto contrario al reflejarse en la niebla: no mejora tu visibilidad y es molesta para el resto de conductores.

Por eso, te recomendamos que utilices las luces de cruce y posición para habituarte a la niebla.

Si se da el caso de una niebla densa durante tu trayecto y no consigues ver el resto de vehículos, puedes utilizar las luces antiniebla tanto delantera como trasera. En cuanto la niebla se disperse debes apagarlas para evitar deslumbramientos.


¿Qué dice la Dirección General de Tráfico respecto a la conducción con bancos de niebla?


La DGT, en el Reglamento General de Conducción, artículo 106, afirma que el uso de alumbrado (de antiniebla delantera y de corto o largo alcance) en casos especiales es obligatorio: niebla, lluvia intensa, nevada o nubes de humo.

→ Conserva la distancia de seguridad

Ante la dificultad de visión por la niebla, es habitual que como conductor quieras tener otro vehículo como referencia delantera.

⚠️ Esto puede ser un problema.

En niebla, el tiempo de reacción aumenta respecto a las condiciones normales debido a la dificultad de visibilidad. Si no respetas la distancia de frenado puede que aumentes el riesgo de colisión. Mantente prudente en la distancia que consideres segura.

→ Frena de manera suave

Evitar los frenazos en tu conducción con niebla conseguirá:

  • ➡️ Que no sufras patinazos inesperados, ante la baja temperatura y humedad del asfalto.
  • ➡️ Que prevengas posibles colisiones del conductor> que esté detrás de ti ante un frenado en seco.

Además, una buena forma de mantener alerta al resto de conductores es frenar de manera intermitente, logrando que tu luz de freno avise al que está detrás de tu coche.

→ Mantente en tu carril

Uno de los peligros de conducir con niebla es intentar adelantamientos a otros conductores> en una condición adversa tanto para los que conducen en tu carril como los que circulan en el contrario.




No es agradable tener que conducir en estas condiciones, pero como en este tipo de casos, la prisa no es buena consejera>.

Te recomendamos conducir con calma y no querer salir lo más rápido posible de la zona de niebla poniendo en riesgo la seguridad de tus acompañantes y la del resto de vehículos.

→ Adapta tu velocidad

En relación con los anteriores puntos, querer abandonar de manera rápida la zona de niebla, debes conducir a una velocidad adecuada respecto a tu campo de visión que te evitará sustos, colisiones o problemas mayores.

Es decir, si a una distancia de unos 300-400 metros>, encontrarte de golpe con un coche que no habías visto puede que te impida reaccionar a tiempo.

Al final lo importante es que veas y que te puedan ver.


Regla de las 3 V


Para mantener una velocidad adecuada puedes seguir la regla de las 3V:

visibilidad = velocidad = vehículo delantero


Si por ejemplo tienes una visibilidad de 50 metros, debes de conducir a una velocidad de 50 km/hora y mantener una distancia con el vehículo delantero de 50 metros, nunca inferior.

→ Haz una parada

En ocasiones conducir con niebla es agobiante y puede causar estrés al conductor y acompañantes. Si la niebla es densa y tu nivel de agobio crece, haz una parada. Toma un café y decide si seguir al volante u optar por esperar a que la niebla remita.

Mejor parar y llegar a tu destino aunque no sea a la hora prevista.


¿Tienes dudas sobre qué otras precauciones debes de tomar al volante durante una conducción con niebla?

Visita tu taller Euromaster

3
Average: 3 (1 vote)

Añadir nuevo comentario

12051