La importancia del amortiguador en la seguridad vial

Imagen: 
Suspensión  amortiguadores - Servicios de mecánica

En Euromaster prestamos especial atención al amortiguador ya que forma parte del triángulo de seguridad de todo vehículo: neumáticos, amortiguador y freno, por lo que el mal funcionamiento de cualquiera de estos elementos, termina afectando al rendimiento del resto. Por este motivo, entre nuestros servicios de mecánica rápida ofrecemos inspecciones visuales y en detalle de los amortiguadores.

Podemos afirmar que el amortiguador es uno de los recambios del coche más importantes que afectan a la seguridad vial.

Pero... ¿Cómo funciona exactamente? Un amortiguador absorbe por medios mecánicos las irregularidades del terreno, reduciendo las inercias del coche y repartiendo su peso de forma equilibrada entre los neumáticos o ruedas del coche.

Los amortiguadores tienen más importancia de la que pensamos, aunque con el tiempo nos acostumbremos a una mayor dureza, es necesaria una revisión periódica ya que su mal estado incide en gran medida la distancia de frenado. Por ello, un buen mantenimiento del vehículo es clave para la seguridad vial. ¿Sabíais que uno de los problemas del coche más habituales tiene que ver con las suspensiones? Y sin embargo, son uno de los recambios del coche a los que menos atención le prestamos. De hecho, un 10% de los coches que no consiguen superar la ITV, es por problemas asociados con el amortiguador, según datos del RACE (Real Automóvil Club de España).

A continuación, y con el propósito de que conozcas la importancia del estado del amortiguador, queremos detallarte las consecuencias de circular con este elemento en mal estado:

- Aumenta la distancia de frenado porque el neumático pierde adherencia.
- Puede causar malestar en los viajes y fatiga al conductor.
- Además, su desgaste es progresivo, por lo que el conductor, sin saberlo, ajusta automáticamente su estilo de conducción para compensarlo. Esto nos coloca en situaciones de peligro fácilmente evitables.
- Y por último, incide en el aquaplaning, es decir, pérdida de control del coche debido a una capa de agua, en condiciones de conducción con humedad y no mantiene el neumático firme en la superficie de la carretera.

Una vez hemos comprendido la importancia de circular con los amortiguadores en buen estado, es el momento de saber cuándo hay que cambiarlos. Generalmente los amortiguadores se deben revisar cada 20.000 kilómetros y deben ser sustituidos cada 50.000 kilómetros, aunque dependiendo del terreno por el que solamos conducir, habitualmente se deberán cambiar antes porque no es lo mismo circular por carreteras en buen estado que por superficies en malas condiciones.

Por tu seguridad vial, como expertos en mecánica rápida de Euromaster, te recomendamos revisar los amortiguadores de tu vehículo en cuanto observes alguno de los siguientes síntomas: aumento de la distancia de frenado, balanceos del vehículo con el viento lateral o pérdida de agarre en las ruedas del coche, para garantizar su buen funcionamiento y así llevar a cabo una conducción segura.

1
Average: 1 (1 vote)

Añadir nuevo comentario

502